Gracias, extraterrestres!

Hay días que uno se levanta y se siente sumergido en una masa gris, un conjunto de tareas dispares que uno debe cumplir sin saber bien por qué. Esa sensación, estimado lector, no le debe ser ajena y a mí me pasó esta mañana. Me levanté en un estado confuso, sin rumbo.

Image for post
Image for post

Sabía que me esperaban varias tareas pero no me era claro el orden o el grado de importancia: Hacer un mailing para promocionar mi nuevo libro, engrasar la cadena de mi bicicleta, lavar ropa, hacer una transferencia a mi traductor en México, arreglar la cortadora de pasto (por enésima vez), hacer un pago de ARBA, comprar verduras, desglosar una entrevista y hablar con un amigo por teléfono. No hay escape, hay que seguir la rueda del hámster para no caer en la desidia pero a veces me pregunto por qué hago todo eso. ¿Cuál de todas esas tareas es prioritaria? ¿Cuál es el sentido? ¿Todo eso me hace feliz? Así, inmerso en mis pensamientos caminaba por la vereda y de repente me llamó la atención una persona que cruzaba con un mensaje en su remera: “Be what you want to be,” decía el mensaje. “¡Se la persona que deseas ser!”.

Era tan sencillo como profundo. Por supuesto, el mensaje era que yo tenía que dejar de pensar en mi vida como una serie de compromisos, una lista de mandados para el supermercado: Es MI vida y puedo moldearla como yo quiera, no debo rendir cuentas a nadie.

Image for post
Image for post

Ni bien me estaba dando cuenta de la enorme sabiduría de ese mensaje que me había cruzado literalmente en la vereda, cuando vi otra frase, esta vez escrita en una remera XL de una señora más bien fortachona: “You really can do whatever you want to do” leía el texto en la remera. Realmente puedes hacer lo que quieres hacer… de hecho sí, genial. No lo había pensado pero es como dijo Einstein: Cuando hemos aceptados nuestros límites, vamos más allá. “Think outside of the box,” leía en otra remera de un hombre que me pasaba en la bicisenda. O sea: Pensá afuera de la caja. Más allá de la profunda inteligencia de estas frases, me llamó la atención la forma en que me llegaban, así no más, en la calle, una tras otra. No había duda, esos mensajes eran personales, eran para mí, alguien me quería trasmitir algo.

Así que fui detrás del hombre que me había cruzado en la bicicleta, logré alcanzarlo y le pregunte por qué tenía ese mensaje en su camiseta. El hombre, con un claro desapego, me dijo casi inexpresivamente: “La verdad, no tengo ni idea…”

Image for post
Image for post

Decidí quedarme en la vereda y esperar que venga otro transeúnte con una remera mensajera. Esperé apenas un minuto y pasaba uno cuya remera proclamaba: “I hate everyone that doesn’t get it” (Odio a todo el mundo que no lo capta). Lo paré y le pregunté si me podía explicar el sentido del texto que exhibía y me respondió lacónicamente: “Ah eso, no sé ché. La compré así no más”. Eso me dijo el hombre, algo áspero, antes de subirse a la bici de nuevo.

Quedé desconcertado al principio, después empecé a entender: esas frases atinadas seguramente provenían de una inteligencia mayor. Podrían ser seres superiores de otro planeta que nos quieren pasar su sabiduría y para no asustarnos escogen HUMANOIDES que actúan como meros MENSAJEROS.

Debo confesar que en un momento me pasó por la cabeza que todo esto era un delirio: Me llevaba a pensar que alguien que se pone una remera con un texto que no entiende, simplemente es un gil, pero esa hipótesis quedó rápidamente descartada, por la cantidad de portadores de mensajes iluminados que pululaban por las calles. De hecho, había tantos mensajes alrededor mío que me empezaba a marear, tratando de descifrar y digerir su significado: “You can’t make the same mistake twice, because if you make it, it’s not a mistake, it’s a choice” (No puedes cometer el mismo error dos veces, porque si lo haces, no es un error, es una eleccion). “Focus on your ability” (Enfócate en tus habilidades) “Stay positive and things will happen” (Mantén la actitud positiva y cosas pasarán). “Learn from anyone, follow no one” (Aprendé de todo el mundo, no sigas a nadie).

Image for post
Image for post

Después — tal vez por el atardecer que caía y ya mi mente no estaba tan despierta- los mensajes se volvían cada vez más confusos: “Mondaaze are killing me” (Los luneeez me están matando). “I can’t adult Today” (No puedo maduro hoy). Incluso leí este mensaje elíptico, lacónico: “Oh crepe” (Oh panqueque).

En algún momento cierta angustia empezó a apoderarse de mí, mientras entendía cada vez menos los mensajes astrales. “I am going to hell in every religion” (Me voy al infierno en cada religión) leía en la remera de un vendedor en la tienda de música. Otra señora en la cafetería de la Facultad de Letras (Filo) me decía a través de su vestimenta terrenal: “Sorry I’m ghosting on you,” (Disculpe, le estoy fantasmeando).

Me dio miedo al principio, sí, después empecé a enfocarme en otro detalle: la mayoría de los mensajes estaban escritos en un inglés apócrifo. Algunas frases parecían combinaciones de palabras juntadas aleatoriamente, como si unos borrachos hubiesen estado jugando al Scrabble. ¿Cómo puede ser que los seres cósmicos pertenecientes a una civilización superior escriban tan mal en inglés? ¿Puede ser que en el momento de traducir su idioma galáctico a un idioma terrenal, utilizaran como algoritmo, el traductor más utilizado, gratuito y deficiente en el planeta azul: el Google Translate?

En ese momento no supe la respuesta . Decidí no pensarlo más. A lo mejor ese era el mensaje: No hay que tratar de entender todo en el universo. Algunas cosas no se revelan sino en el momento oportuno. O nunca. Otra vez inmerso en mis pensamientos llegué a la estación de Tigre. Liberado esta vez. Me aprestaba a salir de la estación, pasé la tarjeta SUBE, pasé por el molinete y en frente mío había un señor desconocido que me sonreía. “Espero que estés bien” (I hope you are well) decía su remera. Más claro, imposible.

Image for post
Image for post

Tom Dieusaert acaba de publicar Computer Crashes (en inglés!). También escribió Diarios del vocho, un relato de viaje por Sudamérica.

Written by

Reporter. Writer. South America. Biking. Rowing. Twitter @argentomas. Recently published “Computer Crashes” on Air disasters.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store